Carisma y Misión

 

Nuestro carisma es nuestra misión y nuestra misión es nuestro carisma (tan amplio como el corazón de Madre María Campillo), el cual nos da la libertad de desarrollar cualquier actividad que nos permita compartir la fe mientras servimos al bien común de los pueblos.

  1. El primer objetivo es constituir nosotras mismas una comunidad de vida semejante a la Sagrada Familia de Nazaret, por el espíritu de sencilla obediencia, espontaneidad, trabajo y servicio de amor, siendo testimonio de fraternidad en medio del mundo. 

  2. El anuncio de Cristo a los jóvenes, promoviendo en ellos el amor a la vocación religiosa y sacerdotal, o preparándoles para formar auténticas y sólidas familias cristianas. 

  3. Pero no puede haber "persona" sin sólidas raíces, por lo que se hace imprescindible la promoción de la familia cristiana mediante la formación y atención espiritual, así como los servicios necesarios a cada uno sus miembros. 

  4. Para Madre María Campillo, el sacerdote era el hombre de Dios que pone al servicio de los demás sus sueños, su amor, sus energías y todo su ser, por eso forma parte de nuestro carisma ayudarles en su misión pastoral y atenderles en la enfermedad o ancianidad. 

  • PILARES DE NUESTRA ESPIRITUALIDAD: 

ORACIÓN:

La razón de nuestra vida y el motor de nuestra acción es la relación esponsal con Jesús. Sin oración no hay encuentro y sin encuentro no hay amor, por eso, ninguna actividad misionera, pastoral o social debe impedir a ninguna hermana el tiempo establecido de encuentros con el Señor.

ESTUDIO:

La formación es absolutamente necesaria tanto en los periodos iniciales como a lo largo de la vida. Todas las hermanas deben tener conocimientos tanto en las Ciencias Religiosas como en aquellas necesarias para las labores a realizar. El estudio también se refiere a la profundización en la espiritualidad del Instituto, fuente inagotable de inspiración y crecimiento en el amor de Dios desde la Sagrada Familia de Nazaret.

MISIÓN:

Servir es reinar. El trabajo se acabará cuando se acabe la vida, pues la "Civilización del amor" está lejos de ser una realidad. Las necesidades de los hijos de Dios son inmensas; el Evangelio debe llegar a cada rincón del mundo y de cada corazón. 

HERMANAS MISIONERAS DE LA SAGRADA FAMILIA 

MISSIONARIES SISTERS OF THE HOLY FAMILY

Hermanas Misioneras de la Sagrada Familia